las cinco maneras de detener el sangrado de encias a manos de nuestros dentistas en gijón

Cinco maneras de parar el sangrado de encías

Cinco maneras de parar el sangrado de encías https://www.clinicadentalbeatrizvega.com/wp-content/uploads/2021/07/Sin-título-3.jpg 768 476 admin admin https://secure.gravatar.com/avatar/08cfccc30ab86643b5dba0cf31729e44?s=96&d=mm&r=g

Cinco maneras de parar el sangrado de encías. Dentista en Gijón Beatriz Vega.

El sangrado de las encías es muy frecuente, hasta el punto de que la mayoría de nosotros lo experimentamos a lo largo de nuestra vida. De hecho, más de la mitad de la población ha experimentado este fenómeno al cepillarse los dientes en el último año.

El sangrado de las encías es uno de los primeros signos de la enfermedad de las encías y debería ser una señal de alarma de que hay que cambiar algo en nuestra rutina de salud bucodental.

Sin embargo, los datos y estadísticas muestran que demasiados de nosotros estamos dispuestos a pasar por alto el sangrado de encías. Casi uno de cada cinco (19%) deja de cepillarse inmediatamente la zona que sangra y casi uno de cada diez (8%) deja de cepillarse del todo. Un poco más de uno de cada cinco (21%) decide reservar una cita con el dentista y más de uno de cada cuatro (28%) simplemente descarta el problema por completo.

Que nos parezca normal que nos sangren las encías no significa que lo sea. Todo lo contrario. Por eso, en el blog de la Clínica Dental en Gijón Beatriz Vega, te explicamos cinco maneras de ayudar a detener el sangrado de encías.

Cómo detener el sangrado de encías

1. Cepillarse los dientes dos veces al día con dentífrico con flúor

Esto probablemente sea lo más importante de la lista. Cepillarse los dientes dos veces al día durante dos minutos con un dentífrico con flúor es vital para la salud de las encías y también ayuda a protegerse de otras enfermedades bucodentales.

Para obtener los mejores resultados, cepíllate a última hora de la noche y en otro momento del día, usando un cepillo eléctrico.

Es igualmente importante que escupamos el exceso de pasta de dientes después del cepillado y no nos enjuaguemos la boca con agua. Esto asegura que el flúor permanezca en nuestros dientes durante más tiempo, dándonos esa protección extra.

La razón detrás de la importancia de este punto es que el cepillado dos veces al día elimina la placa. Si la placa no se elimina, sigue acumulándose y puede provocar caries y enfermedades de las encías.

2. Utilizar cepillos interdentales o hilo dental

El uso de cepillos interdentales o hilo dental es otro componente clave de una buena rutina de salud bucal. Esto se debe a que un cepillo de dientes no puede meterse entre los dientes como lo hacen los cepillos interdentales o el hilo dental. Es importante llegar a estas zonas a las que no llega el cepillo de dientes, ya que de lo contrario pueden acumularse bolsas de placa que podrían causar problemas en las encías.

Cuando empezamos a usar los cepillos interdentales o el hilo dental, no es raro que nos sangren las encías. Si esto ocurre, es importante persistir y seguir adelante. Al cabo de una o dos semanas, el sangrado debería cesar.

En los últimos años, los estudios han relacionado la salud de las encías con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, por lo que los beneficios van más allá de nuestra salud gingival.

3. Usar un enjuague bucal con flúor

El enjuague bucal con flúor es beneficioso para la salud bucal, ya que ayuda a limpiar nuestra boca de residuos. También ayuda a prevenir la acumulación de placa en las encías, entre los dientes y en la superficie de los dientes entre un cepillado y otro.

Además, puede ayudar a refrescar nuestro aliento al eliminar las bacterias asociadas al mal aliento (halitosis). Es importante que al considerar un enjuague bucal elijamos uno que contenga flúor para ayudar a dar nuestros dientes esa protección extra durante todo el día.

Las encías son la base de unos dientes sanos y su cuidado es importante. Los colutorios pueden ayudar a tratar y prevenir los problemas de las encías y dar nuestra boca la sensación de frescura y salud que buscamos.

4. Visitar al dentista cuando se detecte un sangrado de encías

Si tenemos algún problema con el coche lo llevamos al taller, ¿verdad?. Con los problemas de nuestra boca pasa lo mismo, y cuando detectemos algo fuera de lo normal lo mejor es acudir a un profesional. La consulta del dentista es el mejor puerto de escala para cualquier problema de salud bucal que tengamos, incluido el sangrado de encías.

Si nuestras encías siguen sangrando durante un periodo prolongado, es importante que no esperemos a que llegue nuestra cita rutinaria: levantemos el teléfono y reservemos una visita.

Una vez que se haya eliminado la placa, la salud de nuestra boca debería mejorar considerablemente y nuestras encías deberían de dejar de sangrar. Si el sangrado no se detiene, debemos decírselo al dentista. Puede ser que no estemos limpiando correctamente, o que nuestros dientes y encías necesiten una limpieza más profunda por parte del equipo dental.

5. Dieta y estilo de vidas saludables

Esto es importante no sólo para el sangrado de encías, sino para una buena salud en general. Una dieta sana es importante para que nuestra boca funcione correctamente. Recuerda que cuando leemos las etiquetas de “sin azúcares añadidos” en el supermercado no significa necesariamente que el producto no lleve azúcar. Lo que indica este distintivo es que no se le ha añadido azúcar al producto, pero puede llevar azúcar de por sí de manera natural y orgánica.

Los factores relacionados con el estilo de vida también pueden afectar a la salud de nuestra boca, como fumar o beber alcohol. Las personas que fuman son más propensas a padecer enfermedades de las encías. Esto se debe a que fumar provoca una falta de oxígeno en el torrente sanguíneo, por lo que las encías infectadas no tienen la oportunidad de curarse.

Una dieta rica en vitaminas, minerales, frutas y verduras frescas puede ayudarnos a prevenir las enfermedades de las encías. Unas encías sanas nos ayudan a prevenir la pérdida de dientes, el mal aliento, la diabetes, los ataques al corazón y los accidentes cerebrovasculares. Estos beneficios se extienden más allá de la boca y realmente pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

El sangrado de encías es algo serio

Puede ser fácil pasar por alto el sangrado de las encías y pensar que es algo inofensivo. Sin embargo, la cruda realidad es que si lo ignoramos podríamos acabar perdiendo los dientes. También podría provocar otras enfermedades y tener un impacto negativo en nuestro bienestar general.

Las encías sanas son necesarias para mantener los dientes sanos. Siguiendo los pasos indicados en este post podemos ayudar a dar a nuestra salud bucal ese impulso que necesita y detener el sangrado de las encías.

Si buscas un dentista en Gijón, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.